Solo Lideres
Alagoas: Manjares de tierra y mar

Alagoas: Manjares de tierra y mar

La gastronomía de Alagoas es una fiesta de sabores, aromas y colores. Por su ubicación geográfica, los pescados y mariscos frescos constituyen la base de los platos más representativos, esos que ningún viajero puede dejar de degustar en su visita a la región. Restaurantes como Divina Gula, Maria Antonieta, Bodega do Sertão, Lopana y SuR resultan perfectos para descubrir la sazón alagoana y ofrecerle experiencias inolvidables al paladar.

 La playa es un motivo suficiente para armar las valijas y viajar a Alagoas, en el nordeste de Brasil. El sol casi siempre presente, las temperaturas agradables durante todo el año, el mar cálido y una naturaleza deslumbrante aseguran el disfrute. Sin embargo, este estado de espíritu tropical ofrece mucho más. Gracias a las materias primas de excelente calidad y al talento de los cocineros afincados en la zona, el almuerzo y la cena se convierten en grandes momentos de cada jornada.
En nuestra reciente visita a esta parte de Brasil, tuvimos la oportunidad de conocer varios de los principales restaurantes de Alagoas y de sorprendernos con los servicios gastronómicos de distintos hoteles y paradores turísticos. Pescados, mariscos, crustáceos y las más variadas frutas se conjugan en los menús y abren la puerta a un nuevo universo donde los cinco sentidos son los protagonistas.

Para todos los gustos

Durante nuestro viaje pudimos acceder a la propuesta de Divina Gula, uno de los establecimientos tradicionales de Maceió. Más de treinta años de historia lo sitúan como un lugar de referencia, que tiene al chef André Generoso a la cabeza de su cocina. La novedosa combinación de recetas mineiras con ingredientes alagoanos, reflejada en más de un centenar de platos, es muy valorada por turistas y vecinos.
Premiado en numerosas ocasiones, Divina Gula cuenta con su propia huerta donde cultiva albahaca, orégano, tomillo, salvia y otras especias que le dan un toque especial a cada plato. Generoso, formado como ingeniero forestal y acompañado por su hijo Vitor en su labor, desarrolla los cultivos según la técnica del mandala: en formato circular. De esta manera consigue ahorrar agua, economizar espacio y minimizar el uso de fertilizantes, que siempre son orgánicos. El caldito de frijoles, los bolinhos de camarones y el filet con costra de castañas están entre las alternativas más demandadas de su carta.
La cocina italiana clásica con detalles contemporáneos es el pilar de Maria Antonieta, otro de los restaurantes que nos recibió en Maceió. Breno Gama, su chef, viaja con frecuencia a la tierra de Giorgio Armani, Federico Fellini y Sophia Loren para seguir instruyéndose sobre técnicas ancestrales y aprendiendo nuevos secretos culinarios de los maestros de Italia.
La lasaña, los tortellinis, los ravioles y los espaguetis son algunas de las pastas que Gama y su equipo preparan a la perfección. Los ravioli de alcauciles y el cordero con risotto alla parmigiano, entre los recomendados de su catálogo.
Siguiendo nuestro recorrido gastronómico llegamos a Bodega do Sertão, que abrió sus puertas en 2005. Sus propietarios quisieron llevar el sertão o sertón, una región semiárida del nordeste brasileño, a orillas del mar. Lo lograron gracias a su cuidada decoración de estilo rústico con artesanías y, por supuesto, a una carta muy destacada que incluye rubacão, carne de sol, pollo guisado y otras preparaciones.
La tetera gigante es lo primero que llama la atención de la arquitectura de Bodega do Sertão. Ya en el interior, todo está dado para que el comensal viva instantes mágicos tanto en el almuerzo como en la cena.

Sabores con vista al mar

El verano de Maceió tiene su apertura y su cierre en Lopana, un restaurante y bar de playa que apostó por un nuevo concepto: lujo y sofisticación con aire costero. En nuestro paso por este sorprendente espacio pudimos comprobar la amplitud de su menú, donde predominan los platos con camarones pero también abundan las opciones de pescados y pollo.
Las mini bruschettas de beiju (a base de mandioca), el camarón crocante, el tartar de salmón y el caldo de sururu emergen como alternativas muy tentadoras. Antes o después de comer, Lopana ofrece la posibilidad de pasear en un catamarán con capacidad para setenta pasajeros.
La embarcación se dirige a las espectaculares piscinas naturales que se forman cuando baja la marea. Además es posible alquilarla para eventos especiales y festejar despedidas de soltero, aniversarios y otros acontecimientos a bordo.
El mencionado sururu, un molusco que es patrimonio de Alagoas, fue la inspiración para la creación de SuR. Este restaurante dirigido por los chefs Felipe Lacet y Serginho Jucá abrió sus puertas en octubre de 2012 y se erigió como uno de los exponentes sibaritas de la zona de Jatiúca.
Tanto Lacet como Jucá se instruyeron en España antes de iniciar su emprendimiento en Maceió, que ya fue premiado en varias ocasiones. La cocina alagoana contemporánea define la fisonomía de este sitio que formó parte de nuestro sabroso itinerario.

Hotelería gourmet

En nuestro viaje nos alojamos en el hotel Ritz Lagoa da Anta de Maceió y en la Pousada Rangai de Maragogi. En ambos casos no solo contamos con múltiples comodidades y servicios para descansar y entretenernos, sino que también nos regocijamos con las delicias de sus restaurantes.
Le Sururu es el principal sector gastronómico del Ritz Lagoa da Anta. En él se fusionan técnicas francesas con los ingredientes y sabores del nordeste brasileño. A la hora de la cena, los huéspedes y los visitantes tienen a su disposición un amplio buffet de entradas y postres, que se ofrece junto a una sugerencia del chef como plato principal.
En Le Sururu vivimos noches muy placenteras. Tanto por los productos empleados en su cocina como por las técnicas utilizadas en las preparaciones, el resultado nos pareció inmejorable. La manera de presentar las diferentes opciones gastronómicas también juega un rol importante: gracias a la armonía de colores y formas, cada alternativa del menú de Le Sururu se torna irresistible.
El Ritz Lagoa da Anta cuenta además con bares que completan sus servicios de comida y bebida. El Zumbi Lobby Bar es el espacio indicado para divertirse en un ambiente descontracturado y aprovechar los happy hours probando diferentes cócteles. Por otra parte, pudimos relajarnos en el Solarium Deck Bar y combatir las altas temperaturas con tragos y jugos refrescantes sin necesidad de abandonar la piscina.
Es importante mencionar que la cadena Ritz también cuenta con el Ritz Suites en Maceió. Allí, el restaurante Café da Maré y el Bar ao Mar satisfacen los requerimientos de los turistas.
La Pousada Rangai, en tanto, apuesta por la cocina internacional. Hay en su menú recetas regionales, aunque lo distintivo son los platos tailandeses, a tono con el estilo de este establecimiento hotelero. La amplia carta de vinos, por otra parte, hace que siempre sea posible encontrar el producto adecuado para un maridaje perfecto.
Durante nuestra estadía además almorzamos y cenamos en otros hoteles de Alagoas. Entre ellos, el restaurante Fateixa del hotel Ponta Verde - Praia do Francês. El nombre (“fateixa”) constituye un homenaje a los pescadores de Marechal Deodoro, ya que alude a una especie de ancla artesanal que se usa en las jangadas y en las canoas de pesca. La gastronomía del nordeste brasileño, su fuerte.
En Kaamo, del Kenoa Resort, los ingredientes locales son la columna vertebral del destacado menú. César Santos, el jefe de cocina, es un chef reconocido a nivel nacional e internacional gracias a su enfoque innovador. Este lugar, autodefinido como un paraíso eco-chic, resulta ideal para el desarrollo de su visión.
Los juegos de texturas y los sabores originales resultan la mejor presentación de Vení, un restaurante del hotel Jatiúca que se inspira en las parrillas argentinas. Ubicado en la Orla (costanera), este resort dispone de una superficie de 62.000 metros cuadrados donde abunda la vegetación.
En Maragogi, el chef Rogério Costa nos maravilló con sus preparaciones en el restó de la Pousada Camurim Grande, que nació como vivienda y luego creció y evolucionó para convertirse en una confortable posada instalada en un hermoso marco natural. Italia, Francia y Alagoas se funden en sus apetitosas elaboraciones de perfil contemporáneo que persiguen como objetivo la felicidad del comensal.

Paseos deliciosos

En Alagoas, cada excursión supone una nueva posibilidad de asombrarse con la gastronomía regional. A 20 kilómetros de Maceió, en Ipioca, Hibiscus Beach Club ofrece todo lo necesario para pasar un día de playa a puro glamour y diversión, desde gazebos y reposeras hasta piscinas infantiles, lounges y música en vivo. En este verdadero paraíso, donde gozamos de una atención personalizada, es imperdible la carne de sol con arroz blanco y puré de mandioca.
Por otra parte, en el municipio de Jequiá da Praia, el complejo ecológico Dunas de Marapé resguarda la biodiversidad local. En esta zona, el mar se encuentra con una laguna y el manglar de los alrededores se convierte en el hogar de una gran cantidad de especies. Vehículos todoterreno permiten llegar a lo alto de los acantilados y tener una vista panorámica incomparable. Para recargar fuerzas, Dunas de Marapé dispone de un restaurante principal con sistema de autoservicio y de otro local en la playa.
En nuestras visitas a Gunga, São Miguel dos Milagres y Praia do Toque, adonde llegamos gracias al acompañamiento y el traslado de Luck Receptivo, también nos deleitamos con servicios gastronómicos de primer nivel que complementaron la experiencia de la mejor manera.

 

VER NOTA COMPLETA EN REVISTA SÓLO LÍDERES Nº 75

 



Texto: Redacción Sólo Líderes