Solo Lideres
Medicina reprotuctiva:¿Doctor cómo están mis ovarios?

Medicina reprotuctiva:¿Doctor cómo están mis ovarios?

Una consulta frecuente que la mujer joven realiza a su ginecólogo de confianza o al especialista en Medicina Reproductiva, es: “¿quisiera saber cómo están mis ovarios o cómo está su capacidad funcional?”

A edad variable, esta pregunta se instala por diversos motivos: información en medios públicos, amigos, comentarios diversos sobre problemas inesperados en la ovulación, alguna falla funcional de alguien joven que nos alerta o produce temor. Todas estas situaciones existen a diario y son disparadores oportunos de la consulta que de ninguna manera significan un tratamiento, pero sí una serie de hechos sucesivos de merecido análisis.
Es difícil establecer una edad determinada, como umbral o fecha límite, donde el tema deba instalarse, tal vez entre los 25 a 30 años, sea un momento adecuado para preguntarnos sobre nuestra función ovárica o sobre la reserva que mis ovarios poseen. Solo a título informativo dentro del chequeo anual podría incluirse, el agregado de unos análisis y una ecografía pueden darnos respuesta adecuada. No significa de manera impuesta una acción posterior, solo un conocimiento de la situación. A veces produce cierta retracción el tema pues pensamos, no quiero hacer nada, ahora no me interesa, es un tema ajeno a mi realidad hoy, tengo prioridades impostergables que no deseo apartar, etc. No es así, solo se trata de un enterarse de algo más sobre ustedes, mujeres jóvenes y en plenitud vital. Conocer si en ese aspecto, tiene alguna situación de riesgo a prestarle atención. Claro, este control puede hacerse a cualquier edad y mantiene su plena vigencia informativa, solo las acciones posteriores podrían tener algún condicionamiento vinculado a la edad de cada mujer.
Cada vez más, la medicina tiende a la prevención o detección temprana, de pequeñas señales físicas que podrían generarnos problemas, restricciones o como en este caso una dificultad en una aptitud. Tenemos distintas situaciones en nuestra vida diaria que podrían influir la reserva ovárica y también factores hereditarios pueden predisponernos. Bueno, de eso se trata, saber algo más sobre ustedes mismas. Este control puede repetirse cada tanto, vinculado con algún chequeo general y las mantendrá informadas.
El segundo aspecto de esta información es: ¿qué puedo hacer?; tenemos distintas opciones para analizar y aconsejarles, a veces es tomar una decisión reproductiva, cuando las circunstancias están presentes, otra es resguardar esta capacidad personal mediante la criopreservación ovocitaria (congelación de los óvulos). Es un procedimiento de la Medicina Reproductiva, donde se estimula la ovulación al igual que para un procedimiento de Fertilización Asistida, se aspiran los folículos que los ovarios han producidos y los óvulos maduros obtenidos pueden congelarse y guardarse. Será una forma de detener sobre ellos, los cambios continuos que el paso del tiempo va generando. Proceso natural, bio-cronológico, irreversible hasta el presente. Debemos tener en cuenta que los óvulos son valorados desde un aspecto morfológico exclusivamente y no podemos saber su real aptitud funcional. Ellos al descongelarse, deben recuperarse, luego fertilizarlos con un espermatozoide, crecer el embrión que será puesto en el útero para su implantación. Numerosas etapas a ocurrir, por lo cual está aconsejado guardar el mayor número de óvulos posibles, de manera ideal entre 15 a 20, pues en esta carrera de obstáculos van quedando en el camino. No está determinado hasta el presente, un tiempo límite para este guardado por criopreservación, la mujer generadora de eso óvulos, puede decidir con tranquilidad el momento adecuado para utilizarlos o también podrá descartarlos si su deseo reproductivo lo concretó de otra manera.
Podemos concluir que esta es una opción médica a un aspecto social evolutivo de la mujer hoy. Una herramienta agregada a muchas otras y colabora en la decisión libre y oportuna en el momento adecuado. El consejo con el especialista, con quien en conjunto pueden valorar todas las situaciones presentes y futuras, generales y particulares de cada mujer, es el camino más recomendado. Comenzar por la información, luego podrán seguir las acciones según la opción de cada una para sí y su futuro. La reproducción es un deseo psicoafectivo y la medicina reproductiva lo acompaña cada vez un poco mejor.

 

 



Texto: Dr. Carlos Morente / Centro médico Proar