Solo Lideres
Diamantes: Destellos naturales

Diamantes: Destellos naturales

Su delicadeza y preciosura los convierte en objetos de deseo tanto entre mujeres como entre hombres que saben apreciar maravillas. Son costosos, pero al contemplar los fascinantes trabajos que inspiran, se comprueba que vale la pena invertir en diamantes.

A quienes se dedican a la joyería, los diamantes les imponen el desafío de dar lo mejor de sí para lograr creaciones tan delicadas y preciosas como la materia prima, mientras que a las mujeres, los objetos con apliques de esta piedra las hacen ver y sentir como verdaderas reinas.
Máxima de los Países Bajos, Letizia y Kate Middleton deslumbran cada vez que engalanan sus cabezas con bellas tiaras. A la esposa del rey Felipe VI se la ha visto con un diseño de platino y diamantes denominado Floral de Mellerio que también se usa como gargantilla o broche, mientras que en 2015 estrenó la diadema Princesa, un obsequio de su marido que combina perlas australianas con más de cuatrocientos diamantes. La argentina que formó una gran familia junto al rey Guillermo de Holanda, por su parte, atesora entre sus joyas más preciadas una colorida tiara de rubíes y diamantes llamada Pavo Real y, en una visita a Reino Unido, potenció su look con una pulsera y otros accesorios haciendo juego con Stuart, el diamante más lujoso de la casa Orange.

Brillos por doquier

Los diamantes son mucho más que el corazón de anillos, brazaletes, prendedores o collares diseñados y comercializados por casas de lujo: el diseñador Jimmy Choo los ha llevado de modo acertado a una línea de zapatillas bautizada Diamond y Rolex los hizo parte de una colección de relojes de primer nivel con piedras preciosas y diamantes engarzados.
De buscar calidad y exclusividad, estas finas piezas que hacen brillar a productos de marcas como Gucci y Cartier siempre son garantía de elegancia, distinción y sofisticación.

La fascinación por los diamantes genera desde inversiones millonarias hasta acciones rimbombantes que consiguen notoriedad a escala universal.
Las redes sociales, por ejemplo, han permitido conocer la historia de un hombre que, al momento de proponerle matrimonio a su amada, desplegó seis delicados anillos frente a ella para darle múltiples opciones de elección. El romántico y costoso despliegue tuvo final feliz y la futura esposa seleccionó para su mano un exclusivo diseño de diamante con apariencia de pera.
Por esa misma vía llamó la atención Emirates Airlines al difundir entre sus seguidores la imagen de una aeronave cubierta de brillos preciosos que muchos creyeron auténtica. La fotografía fue tomada por Sara Shakeel, una artista pakistaní que, mientras aguardaba un vuelo con destino a Milán, editó el material para simular un excéntrico avión repleto de diamantes y cristales, logrando un resultado muy realista y digno de admiración.
Tiempo atrás, por otra parte, la casa de subastas Christie’s vendió en Ginebra un diamante rosa único de 18,96 quilates que, según se cree, se descubrió en Sudáfrica y se talló en torno al año 1920. Un joyero de Estados Unidos desembolsó aproximadamente cincuenta millones de dólares para quedarse con esta espectacular piedra.
 



Texto: Redacción Sólo Líderes